TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo)

  1. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #1
    PALLANTIDES

    Tipos Físicos Y Temperamento (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo)

    Aquí les dejo un tema muy interesante de como nuestro tipo de cuerpo determina en gran medida la formación de nuestra personalidad, sumado por supuesto a todos los factores del medio ambiente en donde nos desarrollamos. Es un poco largo pero vale la pena y les puse unas ilustraciones para que no les sea tan cansado leer.

    Tipo físico
    Autor: Robert S. de Ropp

    http://img444.imageshack.us/img444/3673/grficald7.jpg


    El estudio de las características de la esencia implica una comprensión del tipo físico y de los rasgos que tienden a acompañarlo. Ya en los tiempos de Hipócrates se había reconocido la existencia de diversidad de tipos y temperamentos. Hipócrates mismo, observador cuidadoso, notó que algunas psiques contienen ciertas debilidades, una propensión a ciertas enfermeda-des. Dominado como estaba por la teoría de los cuatro humores, clasificó los tipos de acuerdo a eso, designándolos como colérico. melancólico, flemático y sanguíneo. No fue una clasificación tan mala, ya que permaneció en uso por más de dos mil años.

    Recientemente, clasificaciones más refinadas (la de Ernst Kretchmer, Carl G. Jung, W. H. Sheldon, H. J. Eysenck, R. B. Cattel) trajeron a la ciencia de la tipología una cantidad de datos bioquímicos y morfológicos que pueden a veces parecer un estorbo por su abundancia. Para propósitos prácticos, parece difícil mejorar el sistema ofrecido por Sheldon en sus dos libros, The varieties of human physique y The varieties of temperament (“Las variedades de la figura humana” y “Las variedades del temperamento”). Aquí sólo se ofrece un pequeño bosquejo del sistema, con objeto de familiarizar al lector con la terminología de Sheldon y para indicar la clase de obstáculos que la gente de diferentes tipos puede encontrar cuando empieza a hacer esfuerzos deliberados para adquirir estados superiores de conciencia.

    La teoría básica de Sheldon (avalada por una abundancia de pruebas) es que el temperamento está relacionado con la figura. Esto es intuitivamente comprendido por todo novelista o escritor experimentado. Los tres prototipos de Shakespeare: Falstaff, Hotspur y Hamlet, corresponden tanto física como temperamentalmente a las tres morfias físicas y a las tres tonías temperamentales de Sheldon. Falstaff es el endomorio extremo. Es como un barril (“este tonel de hombre”), típicamente ovalado en su contorno. Hotspur, el fiero luchador, es el mesomorfo extremo, musculoso, ancho de hombros, de caderas estrechas, triangular en su contorno. Hamlet, el pensador irresoluto, es flaco y angular, lineal en su contorno, el típico ectomorfo. Sus temperamentos corresponden a su psique. Falstaff, con su pasión por la comida, es viscerotónico; Hotspur, con su pasión por la acción y el riesgo, es somatotónico; Hamlet, enredado en su actividad cerebral sin fin, es cerebrotónico.

    Con el sistema de Sheldon, tanto el somatotipo (tipo de la figura) como la clase de temperamento se pueden expresar cuantitativamente. El “índice de la figura” tiene tres cifras. La primera mide la endomorfia, la segunda la mesomorfia, la tercera la ectomorfia. Estas se gradúan del 1 al 7. Así, un índice de figura de 7-1-1 nos dice que se trata de un cuerpo con el más alto nivel posible de endomorfia, desbalanceado por lo escaso de los otros componentes (un cómico gordo, el “agradable payaso práctico” de Kretschmer). Pero un índice 3-4-3 indicaría una psique equilibrada, con una ligera preponderancia de la mesomorfia. Similarmente, el índice del temperamento tiene también tres cifras, que miden la viscerotonía, la somatotonía y la cerobrotonía, en ese orden. Estas también se gradúan del 1 al 7. Un índice de temperamento 7-1-1 indica una viscerotonía extrema, sin ninguna fuerza compensatoria de los otros componentes. Pero un índice 4-4-4 sugiere un temperamento ricamente dotado, en el cual los tres componentes están bien desarrollados.

    Quien desee conocer su esencia, deberá valorar tanto su somatotipo como su temperamento, y deberá asimismo aprender a estimar estas cantidades en los demás. Este es un arte elegante, análogo al “sentido de la forma” desplegado por un experto juez de ganado. La práctica favorece el desarrollo de la observación objetiva y profunda. El somatotipo y el temperamento son cualidades de la esencia, pero la persona, en la mayoría de los casos, es determinada por la esencia, así como la forma de un edificio está determinada por el contorno de sus cimientos. Ocasionalmente, uno encuentra individuos que tratan de adoptar una persona totalmente opuesta a su esencia. El resultado, a menos que el individuo sea un actor nato (una cualidad de la esencia), es ridículo, por lo general.

    El siguiente bosquejo del sistema de Sheldon se ofrece sólo para dar al lector una base en la cual pueda apoyar sus observaciones. Para una comprensión completa del método, deberá consultar los textos originales.


    http://img81.imageshack.us/img81/9831/ts22ws7.jpg

    ENDOMORFO


    VISCEROTONIA — PREDOMINIO DEL ABDOMEN

    La endomorfia es aquel componente de la psique que da al cuerpo un contorno ovalado. El índice de una psique más alta en endomorfia (7-1-1) indica un cuerpo con un abdomen protuberante y un estómago muy desarrollado. La sección media (región de la cadera), es más ancha que el pecho, con un total desarrollo del vientre y el trasero, pero un desarrollo relativamente débil de los miembros.

    La viscerotonía es aquella clase de temperamento que tiende a surgir en personas de psique predominantemente endomórfica. Se caracteriza por veinte rasgos. Tomados en lo general, los rasgos representan un temperamento en el que el amor al solaz físico, al comer, a los buenos modales, a la compañía y al dormir, son características prominentes. La viscerotonía dota a su poseedor con una blandura de cuerpo y de mente. La cara es suave y casi aniñada, los labios blandos y ansiosos por chupar y besar, todo el cuerpo está relajado, los movimientos son suaves y fáciles. Emocionalmente, el viscerotónico muestra lo que siente. Cuando tiene problemas, busca el consuelo de otros. Llora con facilidad y su llanto es incontrolable, como algo que surge desde el fondo del vientre. La viscerotonía facilita las relaciones personales, porque estos gorditos y blandos individuos, en lo general están siempre listos para dar consuelo a los demás, para abrazar al mundo, para animar, para solazar.

    Quien descubra en su figura una gran porción de viscerotonía (ésta y los otros componentes los puede medir calificándose a sí mismo con las escalas dadas en el libro de Sheldon), encontrará inevitablemente ciertas “debilidades de la esencia”, las cuales son una expresión de su tipo, de la misma manera que lo es el contorno de su cuerpo. Para el viscerotónico, estas debilidades de la esencia incluyen las siguientes tendencias: una alimentación excesiva, excesiva relajación, excesiva complacencia, excesiva amabilidad. Un examen más detallado de estas tendencias revelará sus orígenes e indicará los pasos que deben darse para corregirlas.

    Ingerir alimento en exceso. Como ama el comer, el altamente viscerotónico tiende a comer más de lo que necesita. Si es culto y bien educado, se siente fascinado por el arte culinario, es un conocedor de vinos y comida. Si es inculto, propende sólo a la glotonería. Desde el punto de vista de la Psicología Creativa, no hay nada malo en manifestar interés por la cocina. Las complejas combinaciones de aromas, sabores y texturas que en conjunto constituyen el gusto por la comida, es un buen tema de estudio. También se puede aprender mucho de una cuidadosa observación del proceso de la digestión, el conocimiento del cual nos puede enseñar muchas cosas acerca del trabajo interno de la máquina. Pero ingerir alimento en exceso es siempre dañino y puede ser, para algunas personas, absolutamente desastroso. Las personas de psique predominantemente endomórfica tienden a convertir sus nutrientes sobrantes en grasa. Por su persistente sobrealimentación, rápidamente se transforman en masas gelatinosas, tan pesadas que mucha de su energía se consume inútilmente tan sólo en mover el cuerpo físico de un lado a otro.

    El ingerir alimento en exceso sobrecarga todos aquellos órganos del cuerpo cuya tarea es elaborar los alimentos. El hígado se sobrécarga y se hincha. Los riñones se esfuerzan demasiado al eliminar excesivas cantidades de productos de desecho. Grandes niveles de ácido úrico agravan la tendencia a la gota. Grandes niveles de colesterol en la sangre incrementan el peligro de la arteriosclerosis. Grandes cantidades de desechos semidigeridos en el intestino delgado favorecen la proliferación de organismos de putrefacción y conducen a la autointoxicación por la absorción de tales organismos. Hay también abundancia de pruebas que indican que la sobrealimentación acorta la duración de la vida tanto de los animales como del hombre. En general, los flacos en todas las especies sobreviven a los gordos.

    Así que su amor por el comer representa un desafío para cualquie' ocrsona cuyo temperamento es alto en viscerotonía. Tales personas deben aprender a escuchar la voz del appestat e imponerse la tarea de obedecerla. El appestat es un mecanismo muy delicado de la base del cerebro que nos dice cuándo comer y, hasta cierto punto, qué comer. De las voces instintivas del cuerpo, ésta es una de las que más fácilmente se escuchan, pues habla en un lenguaje muy simple, de harnbre y saciedad. De cualquier modo, en nuestra civilización en lo general es poslble la abundancia de comida y nuestras ideas acerca del comer están gobernadas en gran parte por el hábito. Ingerimos lo que vagamente llamamos “tres comidas diarias”, sin ninguna relación con el appestat, únicamente porque es lo que estamos acostumbrados a hacer. Pero tres comidas completas representan, en algunas circunstancias, demasiado, y en otras, insuficiente alimento. Hay días en que, debido a la acumulación de ciertas materias tóxicas, no debe ingerirse ningún alimento. Hay otros días en que, debido a algún esfuerzo extraordinario, deben ingerirse grandes cantidades de alimento, no sólo para reabastecer los depósitos de energía gastados, sino también para reponer la sustancia vital del cuerpo. Hay además ocasiones en que se requieren cantidades extraordinarias de elementos minerales, especialmente sal, y otras en que se pueden necesitar ciertas vitaminas, particularmente ácido ascórbico (vitamina C), la que el cuerpo no puede almacenar y requiere en grandes cantidades.

    El appestat le habla acerca de todas estas necesidades a la mente consciente, si está lo suficientemente alerta para oír su voz. Todo lo que ingerimos y lo que escogemos para comer debe estar basado en lo que dice. Quienes están relacionados con su appestat no necesitan seguir las diversas dietas que las gentes se imponen a sí mismas con o sin prescripción médica. Estas dietas son ejemplos de la interferencia del cerebro intelectual en asuntos que no le conciernen. No hay una dieta perfecta. Las necesidades varían de día a día, de persona a persona. Sólo el appestat puede decirnos qué días ingerir mucha comida, cuándo debemos comer principalmente proteínas, cuándo tomar gran cantidad de sal, cuándo consumir frutas y vegetales, o cuándo no comer en absoluto.

    La práctica del ayuno puede ser saludable si es impuesta por razanes fisiológicas en vez de penitenciales. El hombre es una criatura cuyos ancestros ayunaban con frecuencia, no porque lo quisieran, sino porque tenían que hacerlo. Un día afortunado de caza o de pcsca daba a la tribu un festín, pero éste frecuente mente era seguido por días de hambre. Se deduce de los experimentos de Frederick Hoelzel que 30 o incluso 40 días de ayuno no dañan realmente el organismo y que el ayunar cada tercer día aumentó indudablemente la longevidad de las ratas con las que él y A. J. Carlson experimentaron. Pero la indicación de cuándo ayunar debe provenir del appestat, la muda voz que cada quien debe aprender a oír y a interpretar correctamente. Un ayuno inicial de uno o dos días, durante los cuales se tomen líquidos pero no alimento sólido, generalmente es suficiente para limpiar el sistema de su sobrecarga de toxinas, para vaciar el estómago y hacer aparecer del appestat una señal genuina de hambre, cuya virtud puede notarse y “escucharse” en lo sucesivo. Si el individuo viscerotónico escucha esta voz, come sólo cuando se lo indique y se rebúsa a comer en otras ocasiones, evitará la sobrecarga del estómago que ocurre con frecuencia en los de su temperamento. Los viscerotónicos frecuentemente están bien con dos comidas al día y pueden estar mejor aún con una. Su estómago tiene gran capacidad y digiere su contenido con eficiencia. A este respecto son lo opuesto de los cerebrotónicos, quienes necesitan comer poco y con frecuencia.

    Relajación excesiva. Los vicerotónicos son gente relajada por naturaleza. Adoran arrellanarse en sillones bien acojinados, les gustan las camas suaves y les encanta dormir. Si se abandonan, su maquinaria es capaz de apretar el botón de freno, para dejar que los mecanismos vegetativos trofotrópicos intervengan. De hecho, en casos extremos, el viscerotónico tiendé a volverse puramente vegetativo, tendido en la tierra como una larva, digiriendo su comida con toda tranquilidad.

    Esta facilidad para relajarse, para dormirse rápida y profundamente, puede ser envidiada por cerebrotónicos, que carecen de esta disposición. Sin embargo, llevada al exceso, la tendencia al relajamiento produce un ser tan torpe y tan débil muscularmente que sufre para hacer cualquier clase de esfuerzo. Los altamente viscerotónicos tienen, por esta razón, que aprender el secreto para presionar el botón de arranque, para poner su maquinaria en movimiento y activarla. Para lograrlo, deben saber cómo incrementar la elasticidad de sus músculos.

    La elasticidad muscular es una medida del estado de alerta, de la disposición a la acción. No es lo mismo que la tensión muscular, aunque rápidamente se vuelve tensión bajo condiciones de stress. Los ejercicios musculares mostrados en el apéndice A(del texto original) son especialmente valiosos para aquellos de viscerotonía elevada porque obligan al mecanismo de arranque a funcionar. Involucran la emisión de impulsos nerviosos lo suficientemente poderosos como para vencer la torpeza. Los ejercicios de hatha yoga llamados uddiyana y nauli son especialmente importantes, ya que fortalecen los músculos del abdomen, evitando la protrusión del vientre a que son tan propensos los viscerotónicos. Los ejercicios del tipo isométrico son también de valor, ya que pueden usarse en cualquier tiempo y no implican posturas especiales.

    Complacencia excesiva. “Hay una firme inclinación a la complacencia que se aproxima o alcanza hasta la afectación. El individuo es plácidamente complaciente consigo mismo, en sus relaciones con su mundo y con los asuntos externos de la vida. No ve apuro o urgencia en ninguna situación, aun cuando pueda parecer un asunto desesperado para otros.” Con estas palabras describe William Sheldon lo que él llama “rasgo V 14” de viscerotonía. De nuevo un cerobrotónico, que es típicamente carente de este rasgo, puede estar inclinado a señalar: “Qué admirable". Hasta cierto punto, esto es admirable. Confiere al individuo una facultad para permanecer tranquilo y sosegado en una crisis, para evitar la ira, decisiones precipitadas, para evitar “perder la cabeza”. Pero lo que con moderación es una virtud, se vuelve vicio si llega al exceso. La complacencia del viscerotónico es igual en su efecto psicológico a su debilidad por hundirse en sillones acojinados. Le reduce a un estado de inmovilidad vegetativa. Su defensa contra eso está en recordar su propósito y el tiempo tan limitado que tiene para lograrlo. Esta reflexión tiende a desterrar la complacencia, así como las asanas (posturas del cuerpo en yoga), vigorosamente practicadas, desvanecen la pereza muscular. Es especialmente necesario para un viscerotónico recordar de tiempo en tiempo la inevitabilidad de su muerte. A los viscerotónicos no les agrada la idea de la muerte. “Por lo común, temen esa hora, mueren con gran protesta, como si fueran a ser arrancados de la vida prematuramente.” Por esta razón, el pensar en la muerte puede corregir la complacencia del viscerotónico.

    Amabilidad generalizada. Aquí tenemos otro rasgo viscerotónico que con moderación constituye una virtud, pero que se vuelve un vicio si se lleva al exceso. En su forma extrema. esta particularidad evoca en quien la observa a un cachorrito que lame indiscriminadamente a todo aquél a quien se encuentra. Este rasgo tiende a nublar la conciencia y a debilitar el juicio. Esto produce una suave y excesivamente tolerante actitud, con la cual todas las distinciones resultan imposibles. Si no puede controlar esta tendencia, no puede llegar a ser un maestro efectivo, aunque con frecuencia sea extremadamente popular. Su aproximamiento es sentimental y “tierno” y tiende a alimentar las debilidades que sus discípulos más necesitan vencer. El error está no en la amabilidad sino en la falta de discriminación. Un viscerotónico que ha dominado esta debilidad puede ser muy severo cuando la ocasión lo demanda, como lo indica el tratamiento dado por Marpa a Milarepa. (Marpa, si las descripciones tradicionales son exactas, era un lama tibetano muy viscerotónico, y el severo trato que daba a su discípulo, Milarepa, como se relata en la biografía de este último, debe haber implicado un gran esfuerzo intencional de parte de Marpa: Teatro Externo de la más alta calidad.)

    Resumiendo, la viscerotonía es una condición que tiende a generar un estado de inercia en el cual la función vegetativa de la digestión se vuelve el tema central de la existencia. Aquellos cen quienes predomina esta condición están sujetos a hundirse en un estado de torpeza y deben aprender por experiencia y experimentos cómo presionar el botón de arranque para reactivar su maquinaria interna.


    http://img183.imageshack.us/img183/7857/ts33ha0.jpg

    MESOMORFO

    SOMATOTONIA — PREDOMINIO MUSCULAR

    La mesomorfia es aquel componente que da al cuerpo una fuerte, firme, erguida postura y un contorno relativamente triangular. Una psique alta en mesomorfia muestra unos hombros anchos sobrepuestos a caderas relativamente estrechas. Caracteres de mesomorfia extrema pueden observarse en héroes de revistas tales como “Supermán” y “El Pequeño Abner”. Todos los Tarzanes de la pantalla han sido altamente mesomórficos. Este es el tipo héroe, el “todo un hombre”.

    Somatotonía es el término de Sheldon para la clase de temperamento que por lo común va con la psique predominantemente mesomórfica. Este es el temperamento de acción y su punto focal es la musculatura (lo opuesto a la viscerotonía, cuyo punto focal es el estómago). Los altamente somatotónicos son emprendedores y conquistadores. Conquistan montañas, selvas, otras razas, y últimamente han estado muy ocupados (como dicen ellos) conquistando el espacio. Les fascina la acción vigorosa, vencer obstáculos externos. Tienen poderes que individuos menos robustos podrían envidiar; tienen gran capacidad de resistencia física, requieren de poco sueño, son relativamente insensibles al dolor, al ruido, la distracción y los sentimientos de los demás.

    Los siguientes obstáculos esenciales son comúnmente encarados por los tipos altos en somatotonía:

    Separación mental horizontal. Este es un rasgo que aleja a ia gente de su propia vida interna. Aquellos en quienes está muy desarrollado se preocupan únicamente de lo externo. Están libres de dudas, no tienen, o tienen muy poca, conciencia de las voces de los otros componentes, débiles en ellos; siempre están preparados para la acción y sus decisiones son precipitadas. Si Hamlet hubiera sido predominantemente somatotónico, no habría ninguna de esas dolorosas dudas que dan a la obra su suspenso. “Ser o no ser, he ahí el dilema” es algo que difícilmente pensaría alguien alto! en somatotonía. Son tan faltos de conciencia interna que incluso pueden no darse cuenta del dolor interno, y enfermedades serias (úlceras, tumores, enfermedades del corazón) pueden avanzar en ellos hasta el punto de ser incurables aun antes de darse cuenta del mal.

    Esta separación horizontal que aleja al somatotónico de niveles profundos de conciencia interna generalmente evita que sienta esa “hambre de conciencia” sin la cual el trabajo interno no puede ni siquiera empezar. Está tan identificado con las conquistas externas que no toma mucho interés en las internas. Si llega a desarrollar un Centro Magnético, se sumerge dentro del trabajo con el vigor que es característico de su tipo. Es propenso al repentino cambio de orientación que, en el lenguaje religioso, es llamado “conversión”. Una vez convertido se lanza (los somatotónicos se lanzan a fondo en todo, como los toros sobre el matador) dentro de su nueva actividad con enorme energía, a la manera de Pablo de Tarso, quien fue, nos imaginamos, claramente somatotónico.

    En su atareada actividad' los somatotónicos siempre están en peligro de perder de vista su propósito interno, el cual debe ser recordado una y otra vez por su maestro. Siempre tiende a poner energía en la acción, en los logros externos. Querrá construir templos, empezar cruzadas, hacer cosas. De las diversas formas de yoga le atraerá el karma yoga, por su empeño en la acción, y el hatha yoga, por su empeño en la disciplina física. Con su atlético cuerpo dominará fácilmente todas las asanas que parecerán casi imposibles para el gordito viscerotónico o el tenso cerebrotónico. Pero descuidará los ejercicios internos, que son la verdadera esencia del yoga, por concentrarse en los gimnásticos, que son más o menos incidentales.

    Insensibilidad. La misma insensibilidad que aleja al somatotónico de los niveles profundos dentro de sí mismo, lo hace también insensible a las necesidades espirituales de los demás. Es característico que marche por la vida con botas equipadas con tacos y que pise a los demás con indiferencia o aun con placer. Su falta de perspicacia, agregada a su natural intolerancia, lo induce, si se vuelve legislador (y los somatotónicos a menudo se vuelven legisladores porque les atrae la rudeza de los políticos), a aprobar leyes que prohíben el uso de sustancias que afectan los niveles de conciencia. No sólo no siente urgencia de explorar sus propias profundidades sino que, temiendo él esta clase de experiencia, hace lo posible por evitar que otros lo realicen. Las horrendas penas dispuestas para los poseedores de esa inocente yerba, la Cannabis sativa (de la cual se extrae el hachís), han sido ideadas por legisladores somatotónicos y son impuestas por “cobradores de impuestos” también somatotónicos.

    Esa misma insensibilidad evita que el somatotónico comprenda, en un grupo, las finas interacciones entre sus miembros. Rodeado por el manto de su embotamiento, tiende a “olvidar lo principal” y muchas veces sólo comprende, metafóricamente hablando, si le golpean la cabeza. A causa de su embotamiento, las personas altas en somatotonía que llegan a ser maestros, con frecuencia son muy violentos en sus métodos. Como ellos nunca comprenden nada a menos que se les golpee en la cabeza, presumen que ese tratamiento beneficiará a los demás. Desafortunadamente, eso de ningún modo es cierto. El rudo manejo que opera maravillosamente en los somatotónicos puede perjudicar mucho a los sensibles cerebrotónicos. Uno no puede evitar sospechar que algunos de los rígidos maestros de zen se apartaron del camino debido a su somatotonía. Lo mismo que muchos “guías espirituales” cristianos.

    Obediencia ciega. “Los somatotónicos tienden a perder la visión introspectiva. Son como balas de pistola que quieren ser disparadas. Por eso los exorcistas listos de todos los tiempos han vivido bien explotando el componente somatotónico de amor-a-la-acción de sus contemporáneos.”

    Así que cuando el somatotónico se convence de que ha encontrado a su maestro, es capaz de seguirlo ciegamente, creer todo lo que le dice, realizar, sin discernimiento, cualquier tarea que se le encomiende, sin importarle cuán ridícula pueda ser. Todos los mesías charlatanes, todos los fundadores de cultos, reúnen seguidores somatotónicos ansiosos de cumplir sus órdenes, particularmente si implican riesgo o algún elemento de violencia. Fue la somatotonía colectiva del pueblo alemán lo que le hizo caer tan rápidamente en la doctrina de Adolfo Hitler, y la violencia, crueldad y rudeza general del movimiento nazi expresaron esa somatotonía en acción. La misma violencia y brutalidad caracteriza a] “marxista dedicado”.

    Su ingenuidad, su ansia de cumplir órdenes, de ser dirigidos en vez de confiar en su propio juicio, siempre expone a los samatotónicos a caer con falsos profetas y en caminos errados. Esta es una debilidad esencial extremadamente difícil de corregir. Si un hombre no tiene discernimiento interno, ¿cómo se le puede dar? Más aún, la confortable convicción de su propia justicia y de la justicia del credo en el cual tiene fe, aunada a su insensibilidad y su pasión por la acción, hacen del somatotónico un típico legionario. No sólo se adhiere con fanática intensidad a sus creencias, sino que tiende a zambullírselas por la fuerza a los demás. De buen grado soportará grandes penalidades y afrontará graves peligros para “convertir a los paganos”, como él los llama. Pero si ocurre que el “pagano” no sabe apreciar sus propias normas religiosas, entonces no vacilará en acelerar su conversión mediante el fuego y la espada.'La mayoría de los grandes perseguidores y conquistadores de la historia han sido individuos altos en somatotonía.

    Su autorrectitud, su arrojo y su amor a la acción, pueden también inducir al somatotónico a la ilusión de que él mismo es un profeta, un vidente, un mesías. Esto sucede cuando, debido a algún rompimiento en la barrera interna que normalmente impone lo que Sheldon llama “separación mental horizontal”, voces provenientes del subconsciente alcanzan el nivel consciente y son interpretadas en calidad de mensajes o mandamientos divinos. Cuando tales mensajes o mandamientos alcanzan a individuos cerebrotónicos, que son mucho más conscientes de su mundo interno, son inhibidos, cuando hay que llevarlos a la práctica, por miles de dudas y conflictos que son el rasgo principal de ese tipo. El somatotónico no tiene esas dudas. Se sumerge y sigue su “voz interna” con sincera intensidad, y aun cuando su mensaje pueda parecer sin sentido a oyentes inteligentes, lo hace con tal vigor y convicción que rara vez le faltan seguidores. Los más peligrosos falsos profetas cuyas enseñanzas políticas y religiosas han llevado la miseria y la muerte a millones de personas, han pertenecido generalmente a esta categoría de “somatotónicos dirigidos por la voz interna”.

    Deseo de dominar. Así como en un nivel de su desarrollo el somatotónico tiene debilidad por la obediencia ciega, en otro nivel tiene el deseo ardiente de dominar. Este deseo es una condición cuya evaluación es muy difícil. Es una debilidad esencial sólo comparable al egoísmo. Esta da a su poseedor el poder de guiar, el poder de tomar responsabilidades; sin embargo, al mismo tiempo, constantemente amenaza con destruirle, con cambiar todos los frutos de su trabajo interno en cenizas, al hacerle caer víctima de ilusiones de grandeza, al atraparlo en su propio ego en el preciso momento en que debiera trascender a éste.

    Los maestros altos en samatotonía están siempre en peligro de resbalar cuando han alcanzado niveles superiores, cuando han adquirido grandes poderes y cuando ejercen gran influencia. Siempre están en peligro de entrar en “el Sendero de la Mano Izquierda” y frecuentemente lo hacen, cometiendo muchos errores en el proceso y originando desastrosas normas de conducta para sí mismos. De todos los obstáculos esenciales que afrontan los somatotónicos, el Deseo de Poder es el más sutil, es una espada de dos filos que puede usar para abatir a sus enemigos internos o para cortar su línea de vida espiritual.

    De hecho, se puede decir de los somatotónicos que la mayoría de sus debilidades esenciales son ejemplos de virtudes que se vuelven vicios cuando se llevan al exceso. Mientras más ricamente dotado está un hombre del segundo componente (somatotonía), más fuerza física tiene a su disposición. Puede ir más lejos, trepar más alto, estar bien durmiendo poco y comiendo poco, soportar más dolor que sus camaradas viscerotónicos o cerebrotónicos. Pero los peligros que afronta son proporcionales a su poder. A su carreta están uncidos briosos y violentos corceles y su precipitado curso a menudo demanda más habilidad de la que tiene el cochero. Para tales personas, mucho depende de que encuentren un maestro lo suficientemente poderoso para conducir estas energías por el camino adecuado.

    Resumiendo, la persona alta en somatotonía debe prevenirse contra su Deseo de Poder que le conduce, en cualquier situación, a intentar dominar, a jugar el papel de guía (“A quien pretenda ser grande, dejadle. ser sirviente entre vosotros”, es un precepto dirigido específicamente al somatotónico hambriento-de-poder). Por otro lado, debe prevenirse contra la tendencia de realizar ciegamente todo lo que su maestro le diga que haga. Su tendencia, contraria a la del viscerotónico, es lanzarse en todas direcciones y gastar sus energías en excesiva actividad. Tiene que ejercitarse para permanecer calmo, relajado, para contemplar, para escuchar. Tiende, por su pasión por la acción física, a identificar el yo con el cuerpo físico, a estar demasiado atado al cuerpo y, conforme envejece, a gastar mucha energía emacional lamentándose por su pasada juventud. La lucha del altamente somatotónico contra el proceso de la vejez es con frecuencia un fenómeno patético.

    “Los somatotónicos tienden a entrar en la más trágica de las inquietudes humanas, la búsqueda de la juventud perdida. Uno de los indicadores cardinales de somatotonía es el horror a hacerse viejo. Muchas de tales personas pasan de un deporte a otro, sólo para al final establecerse lastimosamente en el tenis, como tardías mariposas de otoño volando sobre manzanas caídas." Así como el viscerotónico teme a la muerte, el somatotónico teme perder la juventud. Aceptar la inevitable declinación de su poder físico es una prueba para él muy ardua.


    http://img530.imageshack.us/img530/8290/ts44nu1.jpg

    ECTOMORFO

    CEREBROTONIA —PREDOMINIO DEL SISTEMA NERVIOSO

    Ectomorfia es aquella condición que da al cuerpo fragilidad, delgadez, pecho plano, delicadeza en general. El cuerpo del predominantemente endomorfo es oval, con la mayor masa en la región media; el del predominantemente mesomorfo es triangular, con la mayor anchura a través de los hombros; el del predominantemente ectomorfo es lineal, sin mucha carne en ningún lado. Tales personas tienen miembros delgados, pobremente musculados y delicados, con huesos de popote. Carecen de acolchonamiento y sus sistemas nerviosos quedan demasiado desprotegidos.

    Cerebrotonía es la clase de temperamento que generalmente acompaña a la psique alta en ectomorfia. En la viscerotonía, el temperamento se centra en el estómago; en la somatotonía, en los músculos; en la cerebrotonía, en el sistema nervioso. Cerebrotonía es la principal característica de lo que Carl G. Jung llamó “introversión”, así como la somatotonía y la viscerotonía son características de “extroversión”. “El cerebrotónico encuentra tanto sus delicias como sus defensas en el sistema y funcionamiento'de su propia conciencia.”

    Como el predominantemente cerebrotónico es tan preocupado de su propia conciencia, se podría pensar que él, más que la mayoría, podría mostrar interés en la teoría y la práctica de la Psicología Creativa. En todo lo concerniente a la teoría, eso es totalmente cierto. Las personas altas en cerebrotonía son con frecuencia “buscadores”, y tienen tendencia a leer numerosos libros sobre ocultismo, misticismo, teosofía, etc., pero el altamente cerebrotónico siempre tiende a “mentalizar” este material. Más que cualquier otro tipo, tiende a perderse en sueños. “El mayor peligro del cerebrotónico es disociarse de la realidad. La libertad de la cerebración suele adquirirse al precio de una pérdida del equilibrio biológico y, por ende, a un aparente final que equivale a suicidio.”

    La cerebrotonía enfrenta a su poseedor a una formidable fila de obstáculos y limitaciones esenciales que de alguna manera debe aprender a vencer o aceptar. Esto se deduce de los siguientes rasgos cerebrotónicos.

    Hiperactividad fisiológica. Este rasgo es indudablemente la maldición de la cerebrotonía. El altamente'cerebrotónico reacciona en exceso prácticamente a todo. Tanto su sistema nervioso central, sobre el cual tiene control directo, como su sistema nervioso autónomo, sobre el cual no tiene ningún control, son puestos en marcha muy sutilmente, con el vuelo de una mosca, por así decirlo. El proceso digestivo en tales personas es convertido en un alboroto por la más leve estimulación emocional. Náuseas, indigestión, dolores de cabeza, palpitaciones del corazón; todo esto puede ser inducido por situaciones que dejarían de lo más plácido al imperturbable viscerotónico. Su piel es con frecuencia sensitiva y se inflama por la irritación física o nerviosa.

    Así como el viscerotónico debe aprender a presionar el botón de arranque para evitar caer en un estado de torpeza vegetativa, el cerebrotónico debe aprender a presionar el botón de freno, para detener sus reacciones, para calmar su higeractivo sistema digestivo, para relajar sus músculos tensos, especialmente los de la cara. Tales personas viven todo el tiempo cerca del punto de agotamiento Pierden energía por la excesiva tensión muscular. También presionan muy fácilmente el botón del pánico cuando no hay necesidad de tales medidas de emergencia, inundando su sistema de adrenalina y dejándolo por consiguiente exhausto.

    Por esta razón, el predominantemente cerebrotónico, si desea obtener resultados de la práctica de la Psicología Creativa, debe obligarse a seleccionar un medio ambiente relativamente aislado en el cual vivir o trabajar. El ermitaño que huye a una cueva o al desierto frecuentemente es obligado a hacerlo, no para escapar de lo que vagamente es llamado “los deseos de la carne”, sino para protegerse de la sobreestimulación y del terrible gasto de energía que eso significa.

    Amor por el aislamiento y sociofobia. Estos dos rasgos cerebrotónicos encajan lógicamente en el patrón ya mencionado. El predominantemente cerebrotónico no está a gusto con la gente. Evita y le disgustan las reuniones sociales, huye de los contactos sociales, particularmente de los nuevos. Cuando se le introduce a una situación social, se vuelve tenso, torpe y confuso. El insaciable apetito por gente y compañía que forma parte del temperamento viscerotónico está ausente en el cerebrotónico. Cuando tiene problemas busca la soledad. Sus amigos son pocos.

    Este rasgo es indudablemente un obstáculo esencial para quien desea lograr el estado de autotrascendencia, “viendo al yo en todas las cosas y todas las cosas en el yo”. Los nervios, la agitación al estar acompañado, son reacciones que pueden y deben ser superadas por quien desee obtener el cuarto estado de conciencia. Estas reacciorıes pueden ser superadas porque son el resultado de la identificación con la persona, la cual, en los cerebrotónicos, es propensa a la ineptitud social. Cuando se rompe la identificación con la persona) la agitación desaparece. Y no importa ya si uno es aceptado o rechazado, admirado o despreciado. Los cerebrotónicos que alcanzan este estado descubren que su dificultad con las reuniones sociales ha desaparecido. No temen más a tales reuniones aunque probablemente continuarán evitándolas, lo cual, ya que tales reuniones son en su mayoría una total pérdida de tiempo, parece ser una decisión inteligente.

    Sueño pobre, fatiga crónica. Este rasgo de cerebrotonía es una limitación esencial que puede, bajo algunas circunstancias, ser muy dañina. En efecto, hay muchas pruebas que indican que los “ataques esquizofrénicos” a los cuales los cerebrotónicos son particularmente propensos, son producidos o por lo común precedidos por ataques de insomnio. El cerebrotónico simplemente no puede dormir en la fácil y relajada manera del viscerotónico, ni puede vivir bien con el poco sueño del somatotónico. Su necesidad de sueño es de lo más grande porque “duerme mal”, lo cual quiere decir que, aun cuando esté dormido, su sobrealerta, hiperactiva corteza cerebral no está totalmente desconectada y sus músculos no están realmente relajados. El más leve ruido le despierta, especialmente los ronquidos. Los ronquidos son fatales para el sueño del cerebrotónico y los matrimonios entre cerebrotónicos y somatotónicos están propensos a desunirse por la intolerancia del primero a la tendencia a roncar del segundo.

    Como la mayoría de sus defectos esenciales, el mal sueño del cerebrotónico resulta de la hiperactividad del sistema de arranque. Y nuevamente, como Ea mayoría de los defectos esenciales, éste es difícil de corregir. Hay técnicas que ofrecen al estudiante una idea de los mecanismos involucrados en el dormir, para entrar y explorar el estado onírico.

    Indiscriminada hostilidad. La indiscriminada amabilidad de los viscerotónicos puede, en los cerebrotónicos, ser reemplazada con una igualmente indiscriminada hostilidad. Debido a sus excesivamente rápidas reacciones, no tolera las lentas reacciones de los viscerotónicos, desprecia su amor a las caravanas, su amor a la comida, su pereza, su complacencia. Puede envidiar o incluso admirar algunas de las cualidades de los somatotónicos (su indiferencia espartana al dolor, su resistencia física, su capacidad para digerir “piedras” ), pero aborrece su algarabía, su insensibilidad, su falta de visión interna. Esta hostilidad, combinada con su amor a la privacía y su sociofobia, puede fácilmente volverlo un amargado recluso, que renuncia al mundo con espíritu de salvaje, despreciando y mofándose de quienes continúan consintiendo en sus placeres. Aunque muchos de los grandes perseguidores fueron somatotónicos, muchos otros fueron amargados cerebrotónicos. Sus flacos y enojados rostros tuvieron que ver con muchas orgías de asesinato judicial, donde brujas o herejes perecieron entre las llamas.

    Sexualidad distorsionada. Los cerebrotónicos son intensamente sexuales, frecuentemente casi enfermos. La urgencia sexual, que escasamente perturba la superficie de la vida del viscerotónico, que el somatotónico acepta fácilmente y la amolda con rapidez a su pauta de vida, golpea al cerebrotónico como un huracán, haciéndolo flotar en una y otra dirección, poniendo en peligro su estabilidad e incluso su cordura. Es amenazado especialmente durante la pubertad, cuando en nuestra cultura operan tabúes extremos para evitar la gratificación norrnal y cuando, en el macho, la urgencia sexual es más poderosa.

    Como el cerebrotónico es tan dominado por su cerebro intelectual, su poderosa sexualidad frecuentemente le parece como una fuerza ajena, una especie de demonio contra el cual tiene que luchar. En el curso de esta lucha, toda la fuerza sexual se distorsiona, volviéndose sobre sí misma para generar impulsos destructivos, centrados en la idea de la “mortificación de la carne”. La lucha contra la sexualidad que tuvo y aún tiene un importante papel en la llamada moralidad de la iglesia cristiana ha causado probablemente más miseria humana que todas las grandes plagas combinadas. Esta lucha que, en su extremo, reduce grandes proporciones de la poLlación de Europa al estado de obsesionados lunáticos homicidas, tiene su origen en el conflicto cerebrotónico entre la fuerte urgencia sexual y la interferencia de la corteza cerobral, que rehúsa aceptar esta urgencia o permitirle fluir dentro de sus canales normales.

    Los cerebrotónicos sólo ponen obstáculos en el camino de su desarrollo si permiten que la influencia del Culto-de-la-Culpa les impida relacionarse con su propia sexualidad. Para tales personas, la liberación dionisiaca es esencial para una salud normal. Son, la mejor de las veces, hipertensos, sobrerreprimidos y sobreansiosos. Para ellos, una plena e intensa relación sexual les ofrece la sa!ida del laberinto de suenos diurnos en que tienden a estar sumergidos. Tales personas deben aprender a amar y, en el proceso, aprender a aceptar sus propios instintos. Esto para ellas es una tarea ardua. No aman con facilidad, y su silencioso e inhibido modo de ser tiende todo el tiempo a separarlas de la corriente principal de la vida, convirtiéndolas ya sea en ermitaños o en cínicos.

    Todo esto parece dar la impresión de que el cerebrotónico tiene más grandes obstáculos en su camíno que el somatotónico o el viscerotónico. Quizás así sea. Ha tensado sus ataduras biológicas y está en peligro de quedar flotando. El viscerotónico, con su espléndido estómago, mantiene sus labios pegados firmemente al pecho de la madre tierra, igual que los herbívoros en general. El somatotónico, activo, musculoso, agresivo, tiene cierta tendencia a atrapar análoga a la de los carnívoros y a la de las grandes aves de rapiña. El cerebrotónico no tiene comparación con otros anirmales. Con su predominante y vasta corteza cerebral, es quizas el más “humano” de los humanos, pero eso no constituye necesariamente una ventaja, ni para la cruda lucha de la existencia ni para la sutil lucha por un total y armonioso desarrollo de la conciencia. La cerebrotonía es un bien de dudoso valor.


    Problemas de equilibrio

    Esta breve revisión de la tipología de Sheldon difícilmente le hace justicia a su sistema. Este contiene elementos que deben evaluarse separadamente para tener una representación completa del tipo. El más elusivo de estos elementos, y uno de los más importantes para todo estudiante de Psicología Creativa, es la capacidad de armonizar los rasgos conflictivos en el temperamento. Mientras más alto es el total del índice del temperamento y más equilibrada su distribución entre los tres componentes, más grande es el potencial del individuo. Así, un 3-7-2 y un 4-4-4 hacen un total de 12, pero de los dos, el 3-7-2, con su somatalogía predominante, puede tener un temperamento más fácil de integrar que el 4-4-4. Este último puede ser empujado en tantas diferentes direcciones que puede terminar por no lograr nada. Tales tipos frecuentemente huyen de sus conflictos embruteciéndose con alcohol, tomando drogas o adoptando deliberadamente un disfraz mediocre. T. E. Lawrence (“Lawrence de Arabia”) reaccionó en esta forma cuando, rechazando todos los papeles que le eran posibles por su poder natural de dirigente y su aura de héroe, se refugió en el anonimato de la R.A.F. como “el aviador Shaw”, exclamando: “No hay nada más relajante y descansado que recibir órdenes de tontos”.

    Un temperamento excepcionalmente dotado resulta en el hombre “prometeano” o “faustiano”, un tipo perfectamente ejemplificado por Goethe. Este complejo genio, que asumió los roles de científico, administrador, viajero, poeta, artista, amante y místico con igual entusiasmo, cuya gran prolificidad podría haber bastado para suplir a tres genios menores, fue prácticamente desgarrado por sus conflictivos elementos. “Ay de mí, dos espíritus habitan dentro de mi pecho, peleando siempre el uno contra el otro.” Fausto no se satisface con la pequeña Gretchen, a quien seduce y abandona. Debe poseer a la misma Elena, debe ser el amo del signo del Macrocosmos y del Microcosmos. “Del cielo demanda las más hermosas estrellas y de la tierra cada gozo que ésta puede ofrecer; ni todo lo cercano ni todo lo lejano puede satisfacer sus incontables deseos.”

    Tal es el hombre faustiano. Goethe, después de varios acercamientos a la locura y al suicidio, se las arregló para vivir hasta la edad de ochenta y dos años y dejó tras de sí un acervo tal de obras, que llenan ciento cincuenta volúmenes. La razón de que haya sido capaz de hacer cso se debe, sin duda alguna, a la comprensión de los principlos de la Psicología Creativa, que obtuvo cuando joven y que le guió más adelante. Todo el Fausto es un tratado sobre este tema y uno de los más ricos de toda la literatura, pero, como muchos trabajos de esta clase, inteligible sólo para quien “conoce el lenguaje”. Otros hombres faustianos que no han tenido esa luz que les guíe, han sido menos afortunados.

    El propósito de la Psicología Creativa es dar al estudiante una comprensión de su esencia. Una vez que realmente conoce su tipo puede estimular con certeza sus disposiciones innatas y vivir dentro de las limitaciones que éstas le imponen. Un índice de temperamento 7-1-1 informa a su poseedor que su mayor peligro está en su deseo de vegetar y que, a menos que luche constantemente por presionar su botón de arranque, está propenso a degenerar en una débil masa de carne. Un índice 1-1-7 advierte un peligro diferente. Tan excesiva cerebrotonía pone en peligro la salud de su poseedor, y de hecho su existencia, a menos que encuentre un medio ambiente protector y se prevenga contra la sobrestimulación. Quien es menos fuerte en cerebrotonía y un poco más en somatotonía enfrenta un problema totalmente diferente. Un índice 1-3-6, por ejemplo, puede ser un carácter extremadamente brillante o extremadamente belicoso, un reformador, mártir o conspirador. Sheldon dice que Savonarola y el Casio de Shakespeare fueron quizá clásicos 1-3-6. Pero si la fuerza secundaria está en viscerotonía en lugar de en somatotonía, resulta una situación enteramente distinta. “E1 3-1-6 es una persona excesivamente débil, afeminada, con la fuerza muscular de una dama y la decisión de un conejo.”

    Tomado del libro: The Master Game
    Este texto es con el fin de divulgación exclusivamente y sin ningún afán de lucro.
    Todas las ilustraciones tienen copyright y no pueden ser reproducidas.
    Última edición por PALLANTIDES; 12-Mar-2008 a las 08:20 PM Razón: Añado la primera gráfica

  2. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #2
    Tonyina
    Wow, impresionante, al menos en mi ha acertado al 100% (suerte que las cosas malas las he arreglado con el tiempo, jejeje, pero en esencia fui así en su día por naturaleza). Y vosotros?

  3. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #3
    ArianRhod
    Todo esto lo estudié el año pasado en psicología de la personalidad.
    Estos señores hicieron unos estudios a principios del s.XX, pero los estudios fueron con muy pocos sujetos por lo que no se puede generalizar. En su momento tuvieron mucho prestigio y credibilidad, pero más tarde se comprobó que no estaban bien fundamentados. No es por molestar ni por irme de lista, pero lo estudié y me veo obligada a poner lo que sé sobre el tema. Este fin de semana miraré mis apuntes y confirmaré esto.

    Saludos!

  4. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #4
    PALLANTIDES
    Cita Iniciado por ArianRhod Ver mensaje
    Todo esto lo estudié el año pasado en psicología de la personalidad.
    Estos señores hicieron unos estudios a principios del s.XX, pero los estudios fueron con muy pocos sujetos por lo que no se puede generalizar. En su momento tuvieron mucho prestigio y credibilidad, pero más tarde se comprobó que no estaban bien fundamentados. No es por molestar ni por irme de lista, pero lo estudié y me veo obligada a poner lo que sé sobre el tema. Este fin de semana miraré mis apuntes y confirmaré esto.

    Saludos!
    ArianRhod, pero ya leíste todo el tema? ahí aclara: Recientemente, clasificaciones más refinadas (la de Ernst Kretchmer, Carl G. Jung, W. H. Sheldon, H. J. Eysenck, R. B. Cattel) trajeron a la ciencia de la tipología una cantidad de datos bioquímicos y morfológicos que pueden a veces parecer un estorbo por su abundancia. Para propósitos prácticos, parece difícil mejorar el sistema ofrecido por Sheldon en sus dos libros, The varieties of human physique y The varieties of temperament (“Las variedades de la figura humana” y “Las variedades del temperamento”).

    y claro que si tienes material actual que contradiga el presentado aquí, será bienvenido, yo no soy psicólogo, pero estas clasificaciones siguen aplicando en la actualidad, y recordando claro que cada uno tendría que clasificarse adecuadamente en sus porcentajes dentro de los tres grupos principales.

    Sería muy interesante ver las coincidencias de más foreros en base a sus características.

  5. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #5
    ArianRhod
    Cita Iniciado por PALLANTIDES Ver mensaje
    ArianRhod, pero ya leíste todo el tema? ahí aclara: Recientemente, clasificaciones más refinadas (la de Ernst Kretchmer, Carl G. Jung, W. H. Sheldon, H. J. Eysenck, R. B. Cattel) trajeron a la ciencia de la tipología una cantidad de datos bioquímicos y morfológicos que pueden a veces parecer un estorbo por su abundancia. Para propósitos prácticos, parece difícil mejorar el sistema ofrecido por Sheldon en sus dos libros, The varieties of human physique y The varieties of temperament (“Las variedades de la figura humana” y “Las variedades del temperamento”).

    y claro que si tienes material actual que contradiga el presentado aquí, será bienvenido, yo no soy psicólogo, pero estas clasificaciones siguen aplicando en la actualidad, y recordando claro que cada uno tendría que clasificarse adecuadamente en sus porcentajes dentro de los tres grupos principales.

    Sería muy interesante ver las coincidencias de más foreros en base a sus características.
    Claro que leí todo, sino no iba a tener la cara de contestar en plan listilla.

    Estos hombres aunque son bastante actuales no son los útimos en estudiar el tema. Jung era discípulo de Freud, por ejemplo y debió morir en el año 1967 más o menos. Por eso digo que hay cosas más recientes.

    Tengo información más reciente del tema, de este siglo Mañana rebuscaré los apuntes del año pasado y postearé lo que encuentre. Puede que algunos foreros coincidan con la clasificación, pero eso no le da rigor ciéntifico. Mañana si tengo un momento pongo lo que tenga en mis apuntes sobre los estudios actuales del tema.
    Última edición por ArianRhod; 07-Mar-2008 a las 03:56 PM

  6. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #6
    PALLANTIDES
    Cita Iniciado por ArianRhod Ver mensaje
    Estos hombres aunque son bastante actuales no son los útimos en estudiar el tema. Jung era discípulo de Freud, por ejemplo y debió morir en el año 1967 más o menos. Por eso digo que hay cosas más recientes.

    Tengo información más reciente del tema, de este siglo Mañana rebuscaré los apuntes del año pasado y postearé lo que encuentre. Puede que algunos foreros coincidan con la clasificación, pero eso no le da rigor ciéntifico. Mañana si tengo un momento pongo lo que tenga en mis apuntes sobre los estudios actuales del tema.
    El que un científico o psicólogo sea de principios o mediados del siglo pasado no quiere decir que sus estudios no sean válidos, en la actualidad usamos miles de inventos con patentes anteriores a ese periodo. Por cierto aunque Jung fué de la epoca de Freud, aquí no se menciona y en este caso coincido que las teorías de Freud en la actualidad son bastante cuestionables.

    Pues no dejes de poner ese material, porque si no, le restas credibilidad a estudios psicológicos mundialmente reconocidos y si pones aqui los estudios con rigor científico que mencionas será muy interesante, pero sinceramente no creo que vayan en un sentido muy diferente a estas clasificaciones, si acaso más rebuscado, claro hasta que no lea lo que pongas no tendremos con que cotejar.

  7. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #7
    Pol_tgn
    como se passan con los ectomorfos... como si no tubieramos suficiente ya con lo nuestro!

  8. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #8
    Cutler_Bcn
    coño, yo ahora no sé si soy ecto o meso, pero hay cosas que me han sorprendido.

  9. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #9
    Cutler_Bcn
    No entiendo lo de que los mesos tengan una obediencia diega y luego diga que quieren dominar. Y esa relación con el cannabis?? :S

  10. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #10
    HoVa
    Cita Iniciado por Cutler_Bcn Ver mensaje
    coño, yo ahora no sé si soy ecto o meso, pero hay cosas que me han sorprendido.

    ya somos dos....

  11. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #11
    PALLANTIDES
    Cita Iniciado por Cutler_Bcn Ver mensaje
    coño, yo ahora no sé si soy ecto o meso, pero hay cosas que me han sorprendido.
    En general todos somos una combinación Cutler, te pongo aquí el método para que saques la tuya:

    Con el sistema de Sheldon, tanto el somatotipo (tipo de la figura) como la clase de temperamento se pueden expresar cuantitativamente. El “índice de la figura” tiene tres cifras. La primera mide la endomorfia, la segunda la mesomorfia, la tercera la ectomorfia. Estas se gradúan del 1 al 7. Así, un índice de figura de 7-1-1 nos dice que se trata de un cuerpo con el más alto nivel posible de endomorfia, desbalanceado por lo escaso de los otros componentes (un cómico gordo, el “agradable payaso práctico” de Kretschmer). Pero un índice 3-4-3 indicaría una psique equilibrada, con una ligera preponderancia de la mesomorfia. Similarmente, el índice del temperamento tiene también tres cifras, que miden la viscerotonía, la somatotonía y la cerobrotonía, en ese orden. Estas también se gradúan del 1 al 7. Un índice de temperamento 7-1-1 indica una viscerotonía extrema, sin ninguna fuerza compensatoria de los otros componentes. Pero un índice 4-4-4 sugiere un temperamento ricamente dotado, en el cual los tres componentes están bien desarrollados.

    Las características que se enlistan arriba son para endomorfos, mesomorfos y ectomorfos PUROS, pero cada quien sabrá cual es su distribución y como dice ahí las personalidades más equilibradas en general tienen índices con algo de los tres grupos.

  12. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #12
    sPoRT-SoLDieR
    Yo aún no lo he leído, pero tengo claro que esperaré a ver la información actualizada de ArianRhod ;P

    Además lo podría poner en mi futura página web xd

    Arian... si me dejas ponerlo, como tengo que poner de donde proviene la información, pondré que es un aporte tuyo ^^

  13. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #13
    Cutler_Bcn
    Cita Iniciado por PALLANTIDES Ver mensaje
    En general todos somos una combinación Cutler, te pongo aquí el método para que saques la tuya:

    Con el sistema de Sheldon, tanto el somatotipo (tipo de la figura) como la clase de temperamento se pueden expresar cuantitativamente. El “índice de la figura” tiene tres cifras. La primera mide la endomorfia, la segunda la mesomorfia, la tercera la ectomorfia. Estas se gradúan del 1 al 7. Así, un índice de figura de 7-1-1 nos dice que se trata de un cuerpo con el más alto nivel posible de endomorfia, desbalanceado por lo escaso de los otros componentes (un cómico gordo, el “agradable payaso práctico” de Kretschmer). Pero un índice 3-4-3 indicaría una psique equilibrada, con una ligera preponderancia de la mesomorfia. Similarmente, el índice del temperamento tiene también tres cifras, que miden la viscerotonía, la somatotonía y la cerobrotonía, en ese orden. Estas también se gradúan del 1 al 7. Un índice de temperamento 7-1-1 indica una viscerotonía extrema, sin ninguna fuerza compensatoria de los otros componentes. Pero un índice 4-4-4 sugiere un temperamento ricamente dotado, en el cual los tres componentes están bien desarrollados.

    Las características que se enlistan arriba son para endomorfos, mesomorfos y ectomorfos PUROS, pero cada quien sabrá cual es su distribución y como dice ahí las personalidades más equilibradas en general tienen índices con algo de los tres grupos.
    Per eso cada uno se mide qué cantidad cree que tiene de cada uno?

  14. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #14
    PALLANTIDES
    Cita Iniciado por ArianRhod Ver mensaje
    Tengo información más reciente del tema, de este siglo Mañana rebuscaré los apuntes del año pasado y postearé lo que encuentre. Puede que algunos foreros coincidan con la clasificación, pero eso no le da rigor ciéntifico. Mañana si tengo un momento pongo lo que tenga en mis apuntes sobre los estudios actuales del tema.
    ArianRhod ya encontraste la información? me interesa mucho ver que tanto se aleja de esta teoría, que me pareció muy interesante.

    Saludos

  15. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #15
    Legolas
    Yo cuando estoy motivado soy meso, pero cuando no, tiendo a ser endo, que se le va hacer...

  16. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #16
    H.Paul
    Cita Iniciado por Cutler_Bcn Ver mensaje
    coño, yo ahora no sé si soy ecto o meso, pero hay cosas que me han sorprendido.
    jaja pues yo estoy igual.. de la cintura para abajo soy ecto y de la cintura para arriba soy Meso.. (por cuestión fisica, masno temperamental)

    Está interesante la información de los temperamentos

  17. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #17
    el_castigador
    Suelen decir algunas lenguas los musculosos suelen tener mal caracter y falso sentido de superioridad por ejemplo en Arg. muchos suelen ser Patovicas, gente que por lo general no esta bien de la cabeza y suelen golpear a tipos debiluchos y flacuchentos por lo menos en Arg. suele ser muy común en los boliches.

  18. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #18
    cmboddah
    Se puede cambiar el somatotipo?
    Porque de ser asi me converti en ectomorfa

  19. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #19
    Xavi22terrassa
    A mi también me ha acertado!!! Pero seguro que hay excepciones, es como el topico del gordito feliz la curva de la felicidad, el flaco cabreado...

  20. TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo) #20
    sPoRT-SoLDieR
    Mi somatotipo cambió solo a los 12 años. Antes había sido una bolita, y a los 15 ya estaba en los huesos, comiendo de todo xd. Bueno, puede que sea por el fútbol, le daba todos los días xd

+ Responder tema
Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo
">
You are currently viewing TIPOS FÍSICOS Y TEMPERAMENTO (El carácter del endomorfo, mesomorfo y ectomorfo).